HUBO MAGIA EN EL NACIONAL

0
131

Este fin de semana los chicos del Club Unión Alem Progresista viajaron a Buenos Aires para ser parte del Campeonato Nacional de Natación en Infantiles y Menores. La máxima aspiración era vivir la experiencia, disfrutarla y dejar el mejor esfuerzo posible en el agua. Padres y chicos lograron cumplir ese objetivo.

Una de las madres del grupo se animó a expresar en palabras las emociones vividas. Destacó el compromiso del profe y de los pequeños nadadores, con el acompañamiento de las familias. “Vivimos la experiencia que en un principio nos parecía inalcanzable y soñada. Nuestros chicos fueron partícipes del Campeonato Nacional. No hay palabras que pueda describir la emoción de verlos allí entre una multitud de chicos de gran nivel”, indicó Paola Sides. Los padres trataron de contener los nervios para no contagiarlos a los chicos. Sin embargo, el orgullo se apoderó de la tribuna allense.

“En esa inmensidad el corazón latía fuerte… las lágrimas afloraban por sí solas, la piel de gallina y un escalofríos invadían todo, las manos temblorosas”, relató la mamá en su perfil de Facebook. Esperaron con ansiedad por horas, hasta que los Maguitos eran llamados al agua. “Después de las partidas seguía ese empuje emocional, los gritos y finalmente el toque y ahí el mayor logro de estos chicos, el premio… el haber llegado, de haberlo logrado y nuestro premio, el de los padres, de verlos felices”, explicó.

La delegación allense integrada por Valentin O’rourke, Benjamin Lorente, José María López, Santiago Vazquez, Ariadna Patricelli y Lola Caceres.

Las palabras de Paola fueron compartidas por los mayores que acompañaron a los nadadores allenses. Como en cada paso de su carrera deportiva, los padres valoraron la entrega y el esfuerzo de cada uno de los chicos. “Ellos demostraron ser capaces de alcanzar ese nivel, se superaron y alcanzaron tiempos de grandes. Siendo chicos se comprometieron para lograr ese objetivo dando prioridad a los entrenamientos, mejorar la alimentación, descansar, dormir bien”, indicó Sides.

Sin descuidar la escuela y las obligaciones cotidianas, los Maguitos siguieron atentos los consejos de su entrenador Rafael Palma. Según comentaron los padres, el profesor supo exigirlos para mejorar, para trabajar con pasión y sin dejar de divertirse en cada encuentro. Seguramente, cuando el tiempo pase, estos momentos serán los que vendrán a la memoria. Quizás olvidemos las copas y las medallas, pero las emociones siempre se quedan cerca del corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here