DÍA DE LA MUJER: SER DIFERENTE PUEDE SER EXTRAORDINARIO

0
228

La lanzadora Jennifer Dahlgren brindó una charla abierta en Viedma, en el marco de las actividades por el Día Internacional de la Mujer. La atleta especialista en lanzamiento de martillo habló del rol de la mujer en el deporte y de cómo fue aceptando su propio cuerpo.

Jennifer tiene 36 años y una intensa carrera en el atletismo de campo. Es múltiple campeona sudamericana y 4 veces representante olímpica. Ahora, entrena para conseguir su lugar en Tokio 2021. Su disciplina, el lanzamiento de martillo, fácilmente podría ser encasillada como “poco femenina”. Todavía la sociedad se resiste a ver a las mujeres en ciertas actividades que parecen ser más ‘cosa de hombres’. En su charla, Jennifer contó cómo se amigó con su cuerpo y qué decisiones marcaron su crecimiento personal.

En términos deportivos, su carrera es envidiable. Récord sudamericano y Juegos Olímpicos en Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016. Entrena desde los 14 años y aprendió a valorarse con cada objetivo que alcanzaba. “Es difícil ser diferente, pero esa diferencia te lleva a ser extraordinario“, sostuvo. “Primero encontré una utilidad en mi cuerpo por las características que tenía. En el deporte una se hace el lugar y encuentra espacios de valoración entre las personas. Después me di cuenta que en realidad el cuerpo de una es cómo es y para todas las cosas de la vida; ahí fue cuando como mujer aprendí a aceptarme y quererme”, explicó.

Jennifer escribió el libro “Martillo volador”, dirigido a chicos y chicas y trabajó como oradora pública y activista body positivity. También es vocera del INADI y se compromete con la lucha contra el bullying. “Después de las charlas una no se siente tan sola en cuanto al bullying y la situación del cuerpo, te vas encontrando con una comunidad y vas viendo que nuestra sociedad está rota y no una por tener un cuerpo con tal o cual característica”, compartió.

Además, Jennifer habló sobre la importancia de la Ley de Talles y contó distintas situaciones que vivenció en tiendas y locales a lo largo de su vida. Combate esa idea surrealista de tener que encajar en las medidas que impone la industria. También reflexionó sobre la mirada del cuerpo femenino. “Me afectaba muchísimo, hasta en el rendimiento. Pude correr esa mirada y mirar más hacia adentro mío”, contó.

También sobre este punto, la deportista señaló que en el deporte se abren grandes desafíos y que uno de ellos tiene que ver con las presiones y la concepción del éxito. Jennifer señaló que “cuando te va bien te llenan de expectativas y estás súper expuesta, de pronto salen mil notas; pero cuando nos va mal a veces nos defenestran y esto en un momento fue muy duro en mi caso”. Al respecto la olímpica remarcó que “hay que dejar de poner el éxito en esa meta final y encontrar lo enriquecedor y valioso de asumir el proceso y dar lo mejor de uno cada día”.

Fuente y fotos: Río Negro Deporte