NO CORRAS SOLO, INVITÁ A TU MASCOTA

0
87

Escribe: Carla Barrionuevo de Rocky, Educación y Adiestramiento Canino

Si realizás tus entrenos al aire libre es ideal para sumar a tu mascota. A través de la siguiente nota te brindaremos algunos consejos para tener en cuenta.

Recuerda considerar el horario y contexto; no es lo mismo salir a correr a un parque que a la barda, por ejemplo. Tener en cuenta las superficies y las temperaturas es crucial para tu mascota. En la barda la adaptación debe ser de a poco, es decir, ir aumentando los kilómetros por cada entreno. Hay que proteger las almohadillas de las patas debido a que en la barda la superficie es muy variada y va desde muy blanda a más duras o texturas muy rudas que pueden lastimar. Si le das tiempo a que se adapte, tu mascota irá endureciendo sus almohadillas y eso permitirá que pueda tolerar más kilómetros.

En el asfalto o cemento, lo ideal es poner el foco en la temperatura, pues las patas de tu mascota no soportan temperaturas muy altas y esto les provocará lesiones. De igual modo que para la barda, también hay que considerar el horario. No debe hacer demasiado calor, es perjudicial para su salud.

Además de ir aumentando los kilómetros de a poco, recuerda llevar agua en cada salida. Tu mascota debe beber poca agua durante la actividad física. Hay recipientes que son plegables así que pueden ir guardados en tu mochila de hidratación. Al finalizar la actividad física debes brindarle agua y que tome de a poco hasta que se calme su ritmo respiratorio y baje su temperatura corporal. Esto evitará que se ahogue o una posible torsión gástrica.

Si hay un buen vínculo, es decir, que responde al nombre cuando se lo llama, que permanezca dentro de la zona personal o zona de confort (33 centímetros a la redonda) y no se distrae con estímulos como por ejemplo otros perros, olores, sonidos, autos, motos… tu perro puede ir suelto. De lo contrario es recomendable usar correa larga (de unos 5 o 6 metros) porque esto permitirá mayor movilidad y soltura de la mascota y te asegurás de que no salga en otra dirección ante algún estimulo que lo distraiga.

Lo ideal es que ambos (humano-perro) compartan el mismo ritmo de trote y con el tiempo ir aumentando la velocidad. Es por esto que debes tener en cuenta a qué entrenamientos sumarás a tu mascota: tiempo, velocidad, superficie. Como así también tener en cuenta cómo es tu mascota, si es predispuesta a la actividad física, si le brindas paseos diarios o tres veces a la semana (esto le permitirá tener un cierto estado físico). Además,considerar la edad. No se recomienda sumar a los entrenos a los cachorros o perros muy grandes de edad. En ambos casos no tolerarán mucho tiempo la actividad física y se provocarían lesiones.

No olvidemos que cuando los perros realizan actividad física liberan tensiones, se alejan del aburrimiento, recorren espacios que no son los de su patio u hogar, olfatean otros olores, quizás socializan con otros perros y humanos y lo mejor de todo es que comparten tiempo, otro tiempo con su humano. Y luego llegan a casa y relajan y lo más probable es que las conductas indeseadas que tienen en su hogar se vayan eliminando, pues tu mascota realizó algo distinto dentro de su cotidianeidad.

Finalmente decirles que compartir una actividad con tu mascota, más precisamente este tipo de entrenamiento, hará que el vínculo con tu perro se refuerce, se estreche y se convierta en un lazo. Un lazo que es social, que es afectivo, en donde ambos se afectan y se dejan afectar y eso es muy significativo para el estado emocional tanto del humano como del perro. Afianzar el vínculo es también considerar la gestión emocional como un factor crucial para que incluso mejore la convivencia con tu mascota.

Y por último, no dejes de alentar a tu mascota mientras corren, pues para los perros escuchar una voz de aliento es muy significativo, si bien ellos no saben el significado de las palabras sí entienden de tonos y entonces decirle con un todo agradable ¡Muy bien Rocky! ¡Vamos que ya llegamos! ¡Qué bien! hace que reciba de su humano un aliento (reforzador positivo) que en medio del esfuerzo hace que el vinculo se refuerce. Invitá a tu mascota, no corras solo.

Carla Barrionuevo
Educadora Canina – Atleta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here